Música: 50 cantantes y músicos/ Resistiré/México

Buenos días amigas y amigos.

Desde Tierra Bobal, donde el Bosque abraza al viñedo. Anerai!! Bienvenidos a un nuevo programa de Las Ondas del Vino

Bueno estamos en Mayo en el mes de las flores. Los viñedos raudos rompen sus yemas de borra y surgen hacia el cielo infinito azul, pues todo el telarañeo de marzo y Abril con sus lluvias parece haber pasado.

Claro que acostumbrado como nos tiene a dar quiebros tipo Messi, el tiempo me refiero, lo mismo ahora el quiebro es hacia la parte cálida de las cosas y el termómetro desea ver el 3 como guía. El 3 de 30 me refiero, y aquí la suda hasta el coronavirus.

Que no le iría mal sudarla y darse por vencido.

Dijo el sr. Trump, el que todo lo sabe, hace un tiempo, que para Abril el virus sería historia.

Cierto es que Abril se ha ido de nuestras vidas y el bicho persiste como mancha de ketchup en corbata de boda el día de la misma.

Luego dijo algo sobre ingerir productos de limpieza, que si lo eliminaban en el exterior del cuerpo igual lo haría dentro.

A la dra. que estaba en la rueda de prensa detrás de él y que enfocaron las cámaras tras tamaña afirmación, no le dio un infarto porque cardiologicamente estaba más sana que una manzana Fuji, pero un pasmo, por la cara que puso, no se lo quitó nadie.

Veremos Mayo que coadyuva con el descabello al covid 19.

Mayo ha sido también el mes del descenso de la escalada que ahora le llaman desescalada.

Las calles vacías tantos días, escena de la que nadie ha sido testigo desde hace muuuchos años, se han ido llenando de gente en mayo, como los jardines de flores, poco a poco y con cautela, ellas en algunos arriates, algo presurosas y quizá descontroladas, las gentes

Pero la presión casera, del encierro, de lo hermético, llamado en el siglo XXI confinamiento, y de unos 50 días, hacen de las uñas huéspedes y nada más que la ley, que el decreto, que la norma, que el BOE en definitiva muestra el resquicio oportuno. Allá que vamos en tropel como si la vida nos fuese en ello.

El mismo día 2 de mayo, dia de la independencia en otros tiempos, se ha podido transformar en el día de la libertad, para al menos y como poco, con un kilómetro de cuerda que soltar, y expandir nuestro pulmones a toda máquina. Gente que no había madrugado desde los tiempos del referéndum para la reforma política, estrenaron el día 2 como día de paseo a las 7 de la mañana con una alegría desbordante que hacía presagiar que 50 días de encierro son muchos días para un cuerpo y su mente, aunque esta esté bien armada y con un software a prueba de virus, que en este caso incluso lleva corona.

Se han empezado a ver los primeros movimientos de bodegas, de zonas de vino de prestigio, tradición y renombre que dan pasos de preaviso, diciendo a sus proveedores que este año no van comprar las cantidades de uva que solían comprar en otras campañas.

Algo que se temía o que se veía venir, y cuando toma cuerpo es cuando altera las neuronas, el mercado, los nervios, y desde luego los flujos comerciales y los bolsillos.

Dicen los bodegueros que han dejado de vender el 35% este tiempo del virus.

Que sí, que se ha revitalizado el canal online de ventas pero que puede haber sido un triste 1%.

Mal hecho por nuestra parte. Si estábamos en casa y teníamos que comprar para comer, bien podíamos haber tomado conciencia de las gestas de los agricultores. No han dejado de trabajar estos días en ningún momento. Cuando se les ha necesitado han dejado sus labores y han desinfectado calles y pueblos enteros sin pedir nada a cambio. Y su presteza en no dejar el tajo ha dado de comer al resto de mortales que estábamos, una vez más, encerrados todo el tiempo.

A cambio bien podríamos haber pensado y no ha sido por falta de indicaciones que tenían sus vinos en las bodegas sin vender y que serían un lastre para ellos con la cosecha siguiente.

Pues a 3 botellas por habitante y mes, son unos 250 millones de botellas que les habríamos desalojado y les hubiesen hecho unos gigantes. Una contrapartida a sus gestos tan nobles.

Pues les digo más, aún estamos a tiempo. Que los restaurantes, bares y cafeterías que les han dejado de comprar, aún les colea para abrir en condiciones.

Ah y lo que es más importante, mejor tomar  un vino encerrado que a buen seguro queda bien arreglado.

Es miércoles, en una húmeda mercantil mañana de mercado, nosotros desde el 107.7 de la FM en Radio Utiel, a través de internet en radioutiel.es entretanto el covid 19 esté entre nosotros en FB difícilmente podremos estar. Nosotros en Casa y Al control Javi Villar y con vds. aquí para entrar en sus vidas josé alfonso sierra salinas, que les da un fuerte abrazo.

Nuestras webs. lasondasdelvino.com, radioutiel.es

Y nuestros mails: lasondasdelvinoradio@utiel.es

lasondasdelvino@gmail.com

Y nuestro num de guasap al que pueden dirigirse si lo desean  606 99 82 21 con el 34 de España por delante para los de fuera…

También hablamos de:

Marqués de Cáceres no comprará la misma cantidad de uva a sus proveedores este año

Gandía Pla presenta sus vinos Bobal Negro y Bobal Blanco

En la zona de Galicia las ventas no han sido tan desastrosas.  Rias Baixas.

Hasta la semana próxima…